El arte de la guerra: 7 frases de Sun Tzu

Sun Tzu
Sun Tzu

El arte de la guerra, considerado el mejor libro de estrategia de todos los tiempos, ha sido de influencia en el desenlace de cada conflicto militar desde la Era Kofun hasta las Guerras Napoleónicas. Escrito por Sun Tzu, general, estratega militar y filósofo de la antigua China, este libro de 13 capítulos dedicados a cada uno de los aspectos de la guerra (aproximaciones de la guerra, la dirección de la guerra, la estrategia ofensiva, las disposiciones, la energía, los puntos débiles y puntos fuertes, las maniobras, las nueve variables, las marchas, el terreno, las nueve clases de terreno, el ataque de fuego y el uso de espías), es la guía de métodos y estrategia absoluta, que ha servido como norte para los mejores ejércitos de la humanidad. 

Su sabiduría ha perpetuado aún en nuestros días y ha sido utilizada en áreas que se alejan de lo bélico y se acercan a lo cotidiano. Por esta razón, queremos compartir contigo 7 frases que resume su contenido.

· «Evita lo que es fuerte, ataca lo que es débil»

En tiempos de guerra, los métodos poco importan. La victoria es el único objetivo, la victoria es el único camino a la paz; todos los caminos hacia ella son válidos. No obstante, en la actualidad, la hipocresía de la difusa rectitud moral dibuja en nosotros un sentimiento de honor inestable e intrascendente (como toda emoción). 

Es que pensándolo con el corazón —cosa contradictoria, si las hay—, la frase de Sun Tzu suena cruel, despiadada y ventajosa; es aprovecharse de algo o alguien, es ser «mala persona». Sin embargo, racionalmente hablando, estamos frente al instinto más básico del humano: la auto-preservación. 

· «La suprema excelencia consiste en romper la resistencia del enemigo sin luchar»

Si bien la palabra «guerra» trae consigo connotaciones violentas por definición, en realidad, la mayoría de las guerras se han ganado o perdido sobre una mesa, sin «pelear».

La economía, por ejemplo, ha sido desde siempre uno de los terrenos de combate por excelencia: la economía de escala, las rutas de intercambio y el control de la información han actuado como armas de destrucción masiva en innumerables ocasiones. 

· «Si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo, no temas el resultado de cien batallas»

La frase continúa: «si te conoces a ti mismo, pero no conoces al enemigo, por cada batalla ganada perderás otra; si no conoces al enemigo ni a ti mismo, perderás cada batalla». La puesta en práctica de este conocimiento llevó a que Vietcong, frente guerrillero que combatió contra el antiguo régimen de Vietnam del Sur y contra Estados Unidos en la guerra de Vietnam, confrontara a fuerzas militares mucho más potentes en igualdad de condiciones. Mediante tácticas poco convencionales —que incluyeron trampas y túneles de escape—, y utilizando el conocimiento del terreno a su favor, atacaron a su enemigo con plena consciencia de sus capacidades y limitaciones, logrando lo impensado.

· «Es más importante superar a tu enemigo mentalmente que con la fuerza»

Si bien son iguales por definición, la traducción al inglés conserva la esencia del original: «It’s more important to outhink your enemy, than to outfight him». «Outhink» es “adelantarse al pensamiento”, es actuar de forma más inteligente, es ganar en un plano plenamente teórico y mental; algo que, según Sun Tzu, es mucho más importante que la fuerza bruta convencional. La finitud de los recursos humanos —y la ilusión de su poder— palidece frente a la eternidad de la imaginación y la estrategia.

· «Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas»

Como dice Littlefinger, el emblemático y traicionero personaje de >Game of Thrones: «No pelees en el Norte o en el Sur. Lucha cada batalla en todas partes, siempre en tu mente. Cada uno es tu enemigo, cada uno es tu amigo. Cada posible serie de acontecimientos está sucediendo a la vez. Vive de esa manera y nada te sorprenderá. Todo lo que sucede será algo que ya has visto antes». Obviamente, GoT también ha sido influenciado por la sabiduría de Sun Tzu. 

· «El arte de la guerra se funda en el engaño: cuando se está cerca, se debe parecer lejos; cuando se está lejos, se debe parecer cerca»

El 6 de junio de 1944, conocido como el «día D», un ejército más de 150 mil soldados (norteamericanos y británicos) desembarcaron sobre las playas de Normandía. Conocida como Operación Overlord, esta invasión utilizó los principios de Sun Tzu para asegurar su victoria: la inteligencia británica creó varios canales de comunicación ficticios con el propósito de brindar datos falsos al enemigo, utilizando, además, técnicas de desinformación —que implicaban la falsificación de imágenes e implantación de rumores dentro del ejército alemán a través de espías— que confundirían a Hitler, quien enviaría a sus soldados a sitios erróneos con la misión de enfrentar una amenaza inexistente (al menos en ese lugar). Algunos lo llamarán mentira o deshonor, pero su verdadero nombre es: inteligencia.

· «La oportunidad de asegurarnos contra la derrota está en nuestras propias manos, pero la oportunidad de derrotar al enemigo la provee el mismo»

La esencia de El arte de la guerra, como podría esperarse de la obra de un filósofo holístico, se resume en: si sigues los caminos correctos y estudias lo suficiente; si te conoces a ti y a tu enemigo, serás victorioso. Esta propuesta, aparentemente simple, yace sobre la afirmación de que somos capaces de lograr lo que sea y tenemos las facultades necesarias para usar nuestros recursos, y aún los recursos de quienes se nos oponen, a nuestra conveniencia y provecho, sea para bien o para mal. 

Y, efectivamente, es así: en tu boca está el poder de la vida y de la muerte; en tus manos la posibilidad de bendecir o maldecir; en tu mente, la victoria o la derrota.

Fuente: Vix
Tags from the story
,
More from José L. Cañigueral

Radón, el gas tóxico que nos rodea

El gas Radón, no huele, es invisible y sus efectos solo se...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *