Hexa, la maceta robótica inteligente

CienporCienCurioso

Curiosidades del Mundo

CienciaTecnología

Hexa, la maceta robótica inteligente

[Total:1    Promedio:4/5]
Hexa, es una maceta inteligente que cuida de nuestras plantas y avisa cuando necesita agua.

Los adelantos en materia de robótica nos han acostumbrado a ver autómatas bípedos y con apariencia humanoide. Por eso, un robot de seis patas puede resultar insólito, pero más aún si se trata de una maceta inteligente que tiene la capacidad de buscar la mejor luz para su planta.

Este robot, llamado Hexa, es un diseño de la compañía china Vincross que partió del concepto que las plantas son helitrópicas, es decir, siempre buscan la mayor luz posible y crecen en la dirección donde más fotones reciben.

Gracias a sus seis extremidades, que lo asemejan con un cangrejo, Hexa tiene la capacidad de trasladarse por sus propios medios al mejor sitio posible a medida que el día avanza. Y cuando detecta que su planta recibió la luz suficiente, se mueve de nuevo para que esta no se queme por sobreexposición en determinadas horas.

Estas tareas pueden ser cumplidas gracias a unos sensores que le permiten a Hexa cumplir ciertas órdenes de acuerdo a las necesidades de la planta. Aunque no dieron detalles sobre cómo realiza todas estas tareas, supuestamente de forma autónoma, todo apunta a que se trata de sensores de iluminación.

Hexa está inspirada en la relación entre la tecnología y el estado natural de las cosas, su creador, Sun Tianqi, expresó que Hexa además de cuidar a las plantas puede realizar otras tareas, como por ejemplo escribir e incluso jugar con humanos. Es más, se puede tocar su caparazón y Hexa reaccionará a los movimientos.

Tianqi también explicó que este proyecto es una actualización de un modelo que hizo en 2014 basado en la especie Echeveria Hakuhou, sólo que en esta ocasión está centrada en el cuidado de las plantas buscando concienciar acerca de su dependencia y la responsabilidad que conlleva para los seres humanos.

Fuente: Clarín

Acerca del Autor

Pienso que si perdemos la curiosidad no hay nada; no hay reflexión y, por tanto, no hay conocimiento y no hay ninguna posibilidad de saber, de llegar al final de algo. Sin curiosidad, directamente no estás vivo.

Comenta Aquí