Peacock, la araña pavo real

CienporCienCurioso

Curiosidades del Mundo

CienciaNaturaleza

Peacock, la araña pavo real

[Total:1    Promedio:5/5]

La araña Maratus volans, también conocida como araña pavo real, es una especie endémica de Australia que pertenece a la familia de las Salticidae (arañas saltadoras).
Esta variedad se caracteriza por ser de pequeño tamaño (no más de cinco milímetros) y tener grandes ojos que le permiten acechar a su presa y saltar rápidamente sobre ella, ya que no tejen telarañas para cazar insectos. Mientras que las hembras se caracterizan por ser de color marrón, los machos son muy coloridos y su principal atractivo es la danza que realizan para conquistar a su pareja.

Araña

Durante el cortejo, el macho siente la presencia de la hembra y levanta su abdomen exponiendo sus brillantes colores, al mismo tiempo que levanta dos de sus patas para ostentar frente a ella. Una vez que la hembra se muestra receptiva, el macho se acerca lentamente a ella y procede a aparearse; ritual que puede tener una duración de dos horas. Si esto no sucede, la danza puede terminar convirtiendo al aspirante a amante en el almuerzo de la hembra.

Araña

Las hembras de la especie estudian cuidadosamente la coloración brillante de los machos y las vibraciones y movimientos que realizan al bailar, determinando cuál es el espécimen más saludable y adecuado para aparearse.
“Si él no está haciendo lo correcto, la hembra podría pensar que no es la pareja adecuada”, explicó el Dr. Jürgen Otto, entomólogo que investiga los ácaros marinos en el Instituto Australiano de Ciencias del Mar en Townsville, Australia (via The Guardian).

Araña

El Dr. Otto es un entusiasta de esta especie de arañas y sus tesis sobre éstas han hecho grandes contribuciones en el conocimiento de estos animales.
Aunque solamente ocho especies han sido descritas formalmente hasta ahora, al menos 20 especies son conocidas y todas ellas pueden encontrarse en Australia.

[justified_image_grid flickr_user=133328074@N07 flickr_photoset=72157657438413993]

Acerca del Autor

Pienso que si perdemos la curiosidad no hay nada; no hay reflexión y, por tanto, no hay conocimiento y no hay ninguna posibilidad de saber, de llegar al final de algo. Sin curiosidad, directamente no estás vivo.